AMLO y su economía moral

López Obrador ostenta el máximo poder y se da espacio para ejercer el oficio de escritor. En días pasados presentó su último libro llamado “Hacia una economía moral”. La estructura psíquica del presidente es enigmática: se da tiempo para escribir en medio de la compleja tarea de dirigir al país.

Escribo esta colaboración para Tribuna de Querétaro a dos días de que se cumpla el año del cambio de gobierno. En su libro, el presidente nos hace un resumen de lo que han sido los primeros 11 meses en funciones; imprime su particular óptica de las cosas. Al principio dudé que el Peje pudiera redactar algo en medio de su estresante trabajo; pero sí, en el terreno literario, se puede leer claramente su voz; es él quien redacta esos párrafos. López Obrador es un hombre culto, con un bagaje de lecturas encima que le han ayudado a construir una interesante cosmovisión.

En el libro no vamos a leer nada nuevo, prácticamente repite su histórico discurso redactado desde otro lugar, desde la visión ya no del opositor sino del gobernante. Dedica la primera parte a hacer un recuento del lastre de la corrupción y posteriormente a hacer un resumen de lo que significó la política neoliberal instaurada en México a partir de 1982. El presidente no se cansa de redactar esa historia, la cual es real: la del desmantelamiento del estado, la de la creación de una oligarquía voraz y su injerencia en el aparato de justicia para acomodar las leyes a su antojo, y también señala las terribles consecuencias que tuvo ese modelo, nada nuevo.

En la tercera parte del libro se dedica a redactar su visión de gobierno en 10 puntos centrales. En ellos explica las acciones que el gobierno ya está implementando. No podemos negar que, históricamente, ha tenido un diagnóstico muy exacto de lo que le pasa a este país, pero este decálogo sigue siendo ambiguo, redactado bajo la parcialidad de su óptica y con ese constante sesgo de entender la vida entre buenos y malos.

El peje inventa una narrativa para separar lo anterior de lo nuevo. Se aventura a decir que el régimen neoliberal llegó a su fin con el toque mesiánico que lo caracteriza. Su visión del antes y el después es un híbrido de conceptos políticos, sociales, económicos y sobre todo morales, por lo que su texto no deja de ser un manual de buenas intenciones, y sí, no tengo duda de que el presidente sea un personaje bien intencionado, apasionado de la historia, con el fiel propósito de transformar la vida pública de México, pero su texto, donde pretende explicar el concepto de renovación moral, no está impregnado de la visión de un hombre de estado: AMLO es un teórico fantástico.

Al año de haber comenzado su gobierno, el texto nos ayuda a hacer un comparativo de los resultados y lo que, según él, se está haciendo. A pesar del 0% de crecimiento en la economía durante el 2019, hace una crítica a los mediocres crecimientos de los gobiernos anteriores; también plantea la reconstrucción de la figura del estado para restablecer el orden, algo lógico, pero lo hace desde una perspectiva simplista donde los abrazos y el amor no son suficientes para acallar las —cada vez más constantes— crueles manifestaciones de violencia. El presidente es un optimista empedernido, habría que preguntarnos qué es lo que no alcanzamos a ver para tener el mismo optimismo que él, que da por hecho esta especie de nuevo amanecer, quizá tendremos que dejar pasar el tiempo para poder decir, y ojalá así sea: —el presidente tenía razón.

El día que Paco Stanley se llevó a la izquierda entre las patas

7 de Junio de 1999. Nadie se imaginaba que estábamos al final de un túnel que nuestra historia había tardado 70 años en recorrer. A pesar que para la cosmovisión mexicana fuera imposible creer que el PRIATO pudiera terminar, los años anteriores habían puesto un punto de luz al final de ese túnel: la capital del país se convirtió en el bastión de la izquierda mexicana, en 1997 Cuauhtémoc Cárdenas ganó las primeras elecciones para elegir al Jefe de Gobierno del Distrito Federal, mientras que el panismo se posicionaba como opción a través de la figura de Vicente Fox gobernando Guanajuato. Había más que PRI.

Han pasado 20 años ya, hoy estamos la mayor parte del tiempo pegados frente al teléfono deambulando por las redes sociales; hace dos décadas, la televisión era la que marcaba la agenda de lo que se tenía que hablar, marcaba las pautas de la subjetividad de la vida de millones de personas, las telenovelas seguían siendo una industria y Paco Stanley era el rey del entretenimiento. Eran los años en que TV Azteca nos trataba de convencer de la culpabilidad de Sergio Andrade y Gloria Trevi, quienes estaban prófugos de la justicia, mientras que en el país se había consumado uno de los más grandes fraudes de la historia moderna: el FOBAPROA.

Aquella mañana del 7 de Junio de 1999 no fue un día cualquiera, mataron a Paco Stanley, afuera de la taquería ¨El charco de las ranas¨, rafaguearon su camioneta. La violencia ya era un tema cotidiano, pero tenía un tratamiento mediático diferente al de ahora, hoy la información es mil veces mayor y se analiza desde todos los ángulos generando una neurosis en busca de verdades.

En 1998, el país se estremecía con la crueldad del “mochaorejas”: Daniel Arizmendi fue un secuestrador que marcó época. Su figura tomaba forma de leyenda. Su captura fue un espectáculo televisivo ofrecido a una sociedad que comenzaba a mostrar el cansancio de la impunidad (y estamos hablando de hace 21 años). En entrevista con Javier Alatorre, Arizmendi pedía que se le castigara igual como él lo había hecho con sus víctimas. Todo era un show digno de televisar. La violencia comenzaba a ser una industria.

Hablemos más de los noventas. La televisión mexicana se “democratizaba”; la venta de IMEVISION a Ricardo Salinas Pliego a principios de esa década generó (igual entre comillas) “competencia” a Televisa de Emilio Azcárraga Milmo, más no generó una mejora de los contenidos, ¿qué veíamos los mexicanos? Telenovelas, futbol, noticias y programas huecos con guapas modelos y carismáticos conductores. Así pues, en este ambiente de (nuevamente las comillias) “transformación”, TV Azteca le daba sustos a Televisa, y Televisa respingaba. Paty Chapoy creada en Televisa, saltó a Azteca y con José Origel, Pedro Sola y Martha Figueroa fueron un fenómeno en el rating con su programa Ventaneando. Los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México firmaron en 1997 un contrato millonario con Televisa para la transmisión de sus partidos después de haber sido trasmitidos por años a través de  IMEVISION y posteriormente por Azteca; en 1998, Paco Stanley se llevaba su gallinazo y todo su equipo, igualmente por algunos millones, a la televisora del Ajusco. Había literalmente, una guerra entre las televisoras para vendernos las mismas porquerías de siempre.

Pero bueno, ¿y el país? El PRI sentía pasos en la azotea y anunció su transformación como “el nuevo PRI”, según ellos a partir de ese momento, —finales de los noventas—, sería un partido moderno, pero lo mas simpático de todo, sería un partido democrático. El partido que en 1994 había sumido al país en una profunda crisis económica prometía cambiar, y como la verdad de las cosas, las cosas estaban cambiando (valga la redundancia), el PRI abrió la elección de su candidato a la presidencia para el año 2000 a toda la sociedad; pero no nos adelantemos, toda la trama política de la década de los noventa tuvo un protagonista esencial para entenderla: Cuauhtémoc Cárdenas, quien fue el antagónico de aquel PRI neoliberal fortalecido durante el salinismo; sí, aunque Cárdenas se formó en el PRI, a mediados de los ochentas empujó por una democratización real de su partido que no logró, lo que lo hizo formar un frente para aspirar por primera vez a la presidencia (ya sabemos la historia de 1988) y posteriormente fundó el PRD para competir de forma organizada y como partido de izquierda por espacios de poder. Así pues, el cardenismo fue trascendental para la caída del PRI en el año 2000, fueron años de abrirse espacios que  al final capitalizaron otros, específicamente la derecha de Vicente Fox.

El cardenismo había probado en dos elecciones presidenciales (88 y 94) y luego fue por la capital del país que ganó en 1997. Aquello fue histórico porque fue el primer Jefe de Gobierno elegido democráticamente y puso los cimientos de 22 años de gobiernos de izquierda (con todo lo que podamos opinar de ellos) en la Ciudad de México. Pero no todo sería miel sobre hojuelas y su figura como gobernante se fue desgastando en esos tres años —de 1997 al año 2000—. Cárdenas aspiraría nuevamente a la presidencia, “la tercera es la vencida” pensaba, mientras Porfirio Muñoz Ledo daba manotazos con poca fuerza: según él, le tocaba ser el candidato de la izquierda. Cárdenas gobernaba la Ciudad de México y eso era un trampolín directo para posicionarse de cara a las históricas elecciones del año 2000, pero el 7 de junio de 1999, por ahí del medio día, asesinaron a Paco Stanley y con ello, se vino un linchamiento mediático, cosa que mermó sus aspiraciones presidenciales.

Paco Stanley marcó la pauta del rating en los años noventa con sus programas de entretenimiento, la fórmula de su éxito era tener uno o dos patiños, inventar bailes chistosos que después se popularizaban en las fiestas, llamadas del público que leía al aire, invitados que igualmente ridiculizaba, guapas edecanes, concursos… Además gozaba con el don de la declamación y vendía discos de poemas, era un tipo simpático, cínico,  que al final de sus programas terminaba diciendo algún pensamiento motivacional, y  eso vendía bastante, así que en la guerra de las televisoras, TV azteca le puso los millones sobre la mesa, y Stanley firmó para dejar a su querida Televisa.

Aquella mañana del 7 de junio de hace 20 años, Paco Stanley llevó a cabo su programa “Una tras otra”, terminando fue a desayunar con su equipo al Charco de las Ranas, y al salir de ahí, lo acribillaron. La televisión nos acostumbraba al espectáculo amarillista, la trasmisión de TV Azteca y Televisa se vio interrumpida para dar la cobertura en vivo en el lugar de los hechos. Corrían miles de versiones. Se vino una telenovela del caso y uno de los sospechosos era Mario Bezares, su más leal patiño; en el momento del crimen, Bezares estaba en el baño y eso hizo pensar a la Procuraduría que era sospechoso. Meses después de su detención, dijo que escribiría un libro y que le pediría  a Carlos Monsiváis que escribiera el prólogo, cosa por la que Monsiváis soltó una carcajada, con todo respeto.

Tanto Televisa como Azteca dieron amplia cobertura al caso en un momento en que políticamente se cocinaba el año 2000. El crimen de Paco Stanley fue artillería para mermar las preferencias electorales de la izquierda, en todas sus editoriales hacían entender que la culpa era de Cárdenas. Politizaron el caso con una cobertura exagerada, fue la mejor forma que encontraron para desprestigiar el proyecto que tenía el control del corazón político del país, el Distrito Federal. Peor aún para el gobierno, la Procuraduría de Justicia del DF tuvo un patético papel, sus hipótesis eran poco creíbles y rayaban lo ridículo. Enredos e incongruencias fueron el sello de la investigación, lo que abonó a todas las opiniones en contra de la izquierda,  que a su vez sumaban a los intereses de la oligarquía, y sí, en el 2000 la izquierda tuvo un tercer lugar, el PRI cayó y ganó la derecha de Vicente Fox.

Cárdenas llegó a esa tercera candidatura presidencial con un desgaste político a cuestas, la figura carismática de Vicente Fox y la decadencia del priismo, conjugaron todos los factores para su caída y la llegada al poder de la derecha. Mientras en la capital del país, con pocos puntos de ventaja, la izquierda logró mantenerse, López Obrador recibió el poder de la Ciudad y con ello, fue construyendo un liderazgo único, que 18 años después, con subidas y bajadas, supo capitalizar para convertirse en Presidente de la República.

El boceto

amlo_mañanera

Cinco meses son insuficientes para poder ver resultados tangibles, me dan risa quienes ahora sí logran ver que la inseguridad y la corrupción están imparables; pero en la forma relativa de entender el tiempo, cinco meses también dicen mucho: son un boceto. No me puedo sentir engañado, AMLO ha tenido sus formas habituales de operar: su hábito constante de polarizar, su necedad y sus oídos sordos, es lo que ha ocupado para mantenerse en la esfera política desde que inició.

Por su complejidad me resulta difícil escribir esta crítica. He sido tres veces votante del peje y una gran parte de tiempo fui defensor del proyecto. Igualmente, la intensidad con la que defendía el diagnóstico con el que AMLO explicaba la realidad de México me fue disminuyendo, y esta última vez, al ver su pragmatismo de aliarse hasta con las piedras, la forma evidente como negoció su arribo al poder y su eterno conservadurismo (AMLO no es liberal), estuve en la disyuntiva entre votarlo una tercera vez o anular mi voto. Opté por lo primero. Confieso que me emocionó su victoria, la alegría genera optimismo, pensé por un momento que veríamos la mano de un grupo de expertos para construir un método, imaginé que podríamos aspirar a un gobierno con tintes científicos, de gente honesta, pero por muchas buenas intenciones, empiezo a ver en este boceto, que el actual gobierno va a apretar las tuercas para ajustar el motor que hace funcionar al  sistema político, donde la impunidad y la corrupción son los sellos;  quizá hemos cambiado para que todo siga igual.

No puedo entender que AMLO vaya a pasar el sexenio a través de su relativa inteligencia mediática, levantándose todas las mañanas a un diálogo que será ocioso mientras él tenga otros datos. Me resulta ilógico que siga siendo el eterno candidato, haciendo uso de una retórica muy pobre, arremetiendo contra los que no piensan como él ya sean ciudadanos o medios de comunicación, y repito, no me puedo sentir engañado, pero no entiendo que como gobierno siga ensimismado en sus usos y costumbres sin capacidad de evolucionar y escuchar a terceros.

AMLO entiende mal ese afán de querer hacer historia, trae prisa por entrar en los libros; está empezando al revés, primero tendría que dejar las bases para la transformación lenta y paulatina, y luego sí, dejar que la historia redacte su papel en ella; pero por un lado trae esa narrativa heroica, la cual llamó “La cuarta transformación”, que suena bien literariamente hablando, pero por otro lado, es un monumento a la ocurrencia, ejecutando las obras del sexenio con base a adjudicaciones directas, creando políticas sociales meramente clientelares, opera como un sabelotodo que nada sabe, y no saber no está mal, para eso tendría que preguntar, por lo menos googlear antes de cada mañanera. ¿Acaso no hay nadie dentro del grupo compacto de poder que de un manotazo? Sería lastimoso que ese grupo simplemente se vaya a preocupar por mantenerse en el poder 12 o 18 años, sin que hay habido transformación alguna.

Lo que más trabajo me cuesta entender es la polarización social, sería un monumento a la imbecilidad pasar seis años discutiendo, peleando y tratando de ganar terreno en las calles entre quienes desdeñan al gobierno sin mucho argumento más que la superioridad social,  y los defensores a ultranza de este proyecto, justificando todo sin tantito sentido común ni espíritu crítico. Falta mucho por ver, este boceto pudiera borrarse y comenzar uno nuevo donde la lógica impere para sacar a flote este barco llamado México.

Jalen duro la cuerda

democracia

Imagen: El Universal

¿México es un país democrático? La democracia es la tensión que mantiene rígida la cuerda cuando esta es estirada hacia los extremos. ¿Por qué tenemos que pensar que la democracia es bonita? La democracia es como un matrimonio: la noche del primero de julio fue el compromiso, la transición los preparativos para la boda, el primero de diciembre la ceremonia con todo y fiesta, y el resto del sexenio el desgaste matrimonial del día a día;  quizá en seis años venga un divorcio y como diría mi tío Benjamín, cuando te vuelves a casar (entendámoslo como si existiera una alternancia)  es el mismo infierno con diferente diablo.  Esto de la democracia me recuerda al amor en palabras de Jacques Lacan: “el amor es dar lo que no se tiene a quien no es”. Es el arte de prometer lo que no se puede cumplir y mantener a la vez la ilusión democrática.

Pienso que México, con toda su complejidad, vive importantes niveles democráticos. Celebro que todas aquellas personas del Poder Judicial que se sienten agraviadas con el tema del sueldo, jalen con fuerza la cuerda y griten a todo pulmón la injusticia (según su legítima óptica) que se les está cometiendo. Entiendo que perder el privilegio de ganar casi 600 mil al mes para ganar nada más 100 mil, no tiene que ser aceptado con docilidad. También celebro que el ejecutivo esté bien plantado al otro extremo de la cuerda jugando su papel y usando el legítimo poder que tiene para ganar esta batalla y otras, y celebro que unas se ganen y otras se pierdan. Celebro que en la opinión pública nos pongamos neuróticos hablando de todos los temas. Celebro los contrapesos y que el camino de la vida pública de México sea esa rigidez constante de la cuerda. Por eso la democracia no es suavecita, es ríspida, desgastante, fastidiosa. Si la cuerda se afloja y deja de haber tensión ya no hay democracia; no es para que dos fuerzas se pongan a darle vueltas para que el pueblo salte y se divierta. La democracia significa ir a un lado de la cuerda y jalar fuerte, a veces es ir en medio y pasar la mano para sentir la tensión. Eso es la democracia y México está ahí, tenso, siendo jalado por sus poderes… y  lo celebro.

Tres cosas que AMLO debería entender

A 15 días de que inicie el nuevo gobierno, pienso en la suerte que tuvo Cuauhtémoc Cárdenas de nunca haber logrado llegar a ser presidente. La historia lo puso en la digna duda: ¿Qué hubiera sido si…? Líder moral le llaman otros, opositor eterno que se llevará a la tumba un proyecto de país.

Es de naturaleza humana dimensionar de más todo lo que no fue posible, siempre es reconfortante (como consuelo de tontos) idealizar lo imposible en tiempo pasado: una fantasía que no da espacio a proyectar la otra cara de la moneda. También existen otros “hubieras”. Quizá Cárdenas hubiera sido un político tan triste y deplorable para la historia como los que llegaron a ser presidentes.

La historia de Daniel Ortega en Nicaragua es el ejemplo de que el poder pudre a la gente. Con lo poco que sé de historia desconfío de los hombres que aspiran al poder. Cuando se obtiene poder, hasta la bioquímica cerebral se modifica. Ortega llegó al poder a través de bases populares que derrocaron a la dictadura de la familia Somoza. La revolución Sandinista en la que participó era de nobles ideales —como todas la revoluciones del mundo—, pero el poder aplasta las utopías. Ortega sigue ocupando hoy el poder de manera déspota a punta de balazos.

Hablar de lo que se podría convertir López Obrador en el poder ofende a sus seguidores. Creo que no está de más hablar de eso. Yo fui mucho tiempo su seguidor (siempre digo con sarcasmo que el pejezombismo se cura), decidí dejar de serlo para simplemente votar por él.

Muchos creen que haberle dado un simple voto nos obliga a apoyarlo ciegamente; pero, muy al contrario, prefiero ser crítico y discernir lo que sí me parece de lo que no. Ante una transición tan raspada, con un congreso siendo mayoría operando con la tradición política mexicana de operar sin independencia mental, pienso que AMLO debería entender tres cosas para empezar a ejercer el poder:

  • El pueblo no es sabio o la democracia debería ser cosa seria

Nadie es sabio en este país. La historia lo confirma. Primeramente tendríamos que entender qué es sabiduría. Unos dirán que tiene que ver con el conocimiento; sin embargo, los doctos que han gobernado este país no han hecho más que saquearlo.

Decir que el pueblo tiene una intuición natural para tomar las mejores decisiones es como si un padre de familia dijera que su hijo de 4 años es capaz por sí solo de saber lo que le hace falta.

El tema de las consultas es por demás tramposo. Argumentar sabiduría en ejercicios tan endebles de credibilidad no son más que manifestaciones demagógicas de las que tendríamos que preocuparnos.

  • AMLO, sí te perteneces, tú eres tú y la nación es la nación

López Obrador es un apasionado de la historia. Es un hombre culto, lo que le ha permitido escribir más de una decena de libros. Su ambición es la de ocupar un capítulo honorable en la historia de este país. Las masas le fascinan, mismas que le hacen tanto daño; las masas, tan creyentes del reino de los cielos, no dejan de creer en el reino de la tierra, y ahí es donde AMLO también fascina a las masas por lo que se consagra a ellas: “Yo ya no me pertenezco, soy un hombre de nación”.

¿Qué clase de espiritualidad es esta? Creo que es más un sacrificio retórico de megalomanía, una retórica que le suma heroísmo para entrar a los libros de historia. AMLO es un roquero que en el éxtasis de sus partituras se avienta al público desde el escenario. Este país no necesita un mártir.

  • Este país necesita un estadista

AMLO oscila entre el estadista y el populista. Su metamorfosis va y viene según los foros. Para mi un estadista cancela un aeropuerto con los papeles en la mano del porqué cancelarlo, no argumentando que el pueblo así lo decidió. Un estadista entiende su papel momentáneo en la historia no busca la postergación espiritual a través del sacrificio por la patria.

Dentro del grupo cercano a López Obrador debería haber las voces que contradigan al líder, si es que queremos rescatar al estadista. Si las mentes brillantes que hay dentro del gabinete de López Obrador no se imponen, serán sofocadas por las voces que solo sirvan para enaltecer la personalidad del líder.

La transición ha sido muy raspada y creo que esta transición ha sido un reflejo de lo que será la izquierda en el poder. Están muy a tiempo de poner, en la medida de lo posible, las decisiones del Estado en un ejercicio de razonamiento. Hacer lo que convenga para restablecer un urgente estado de bienestar para todos y pacificar al país.

Consulta tramposa

consulta

El progreso es una quimera. Cada obra de infraestructura trae consigo deterioro humano y ecológico. Si no hubiera sido por la esclavitud no habría pirámides de Egipto o basta ver el desastre en el ecosistema que significó la construcción del Canal de Panamá, y las miles de muertes humanas que trajo, para corroborar esto. Así se podrían analizar las grandes obras de la humanidad que en nombre del progreso se han edificado. Pero el progreso (o el “progreso”) nos encanta (no nos hagamos); soportamos su culto en nuestro consumo irracional y desenfrenado de las cosas. Vivo en una ciudad —Querétaro— donde el agua pronto será el gran tema y nadie hace nada por frenar el crecimiento desmedido y el desarrollo inmobiliario porque al final de cuentas, se cree que eso es progresar. Algunos argumentan que es necesario ese crecimiento debido al auge industrial de nuestro estado. El mercado manda y la gente compra viviendas muy por arriba de su valor en nombre de la plusvalía; sí, somos una sociedad que aspira a “vivir bien” y tener un Starbucks cerca.

México va en el tren de ese progreso y nadie lo va a parar,  ni López Obrador;  de hecho, la gran mayoría —con excepción de contados grupos que trabajan en defensa de la tierra—, busca  acelerar la velocidad de ese tren, subir en el ranking de la competitividad mundial, traer inversión, modernidad, infraestructura y todo lo que simbolice el progreso, claro está que este se detiene un poquito si no conviene a ciertas industrias  mandonas, como la petrolera, que impide y retrasa el uso de energías limpias.

México tiene sus formas de operar, aquí, como en las grandes economías, se entiende el progreso con base a los beneficios económicos que genera, pero nuestro país sigue siendo de castas, es la modernización del feudalismo, porque el beneficio real se lo queda un minúsculo grupo de familias que son las que en cierto sentido gobiernan al país a cambio de empleos mal pagados. La llegada de AMLO al poder, se tendría que entender como el fin de ese modelo, pero desmantelarlo, en palabras de Rafael Barajas “El fisgón”, nos llevaría casi el mismo tiempo que se tardó en formar, 30 años. Así pues, ante esta brevísima radiografía de México, nos topamos con la primera gran encrucijada de la futura administración federal: seguir o no con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, donde Grupo Carso tiene gran mayoría de los contratos junto con grupo ICA. Literalmente, esta obra es un monumento a una economía de privilegios, donde se ha normalizado que la construcción de una carretera esté presupuestada en cierta cantidad de dinero, pero resulta que el costo total de la obra fue 250% superior a lo que se había pensado.

La futura administración (que todavía ni siquiera es gobierno)  convocó a una consulta para acabar con la disyuntiva sobre dónde construir el nuevo aeropuerto: en Texcoco —donde ahora mismo las máquinas hacen hoyos como si todo siguiera normal— o en Santa Lucía. La retórica de López Obrador y su equipo va en el sentido de cancelar Texcoco. Grupo Riobóo, afín al nuevo gobierno, no hace más que defender la opción de Santa Lucía. En los foros de televisión vemos a expertos haciendo entripados defendiendo una de las dos opciones. Alguien habla del daño ecológico que significaría el NAIM y otros dicen que no es cierto, otros hablan de los ahorros que habría si se hace en Santa Lucía y sale otro más a decir que están mal presupuestados, pero el colofón de este asunto es que el pueblo va a decidir, y en lo personal, desconfío de la consulta, porque pone en manos de la ciudadanía algo que tendría que ser de índole totalmente técnico: en lo económico, presupuestario, operativo, ecológico, etc… y ni siquiera los que se dicen expertos dan certeza; así, con esta cascada de datos contrapuestos ¿con que sustento, que no sea nuestra “legítima opinión”, vamos a ir a la consulta? Creo que la consulta es tramposa: cuando hay en juego miles de millones de pesos en contratos, por mucha renovación moral con la que se planta el futuro gobierno, no  le preguntan a la gente su opinión (no veo convocatoria para consultar el Tren Maya). Sí el aeropuerto va en Santa Lucía, deberían decirlo y ya, y no poner como carne de cañón a la sociedad diciendo que fue la que decidió porque “el pueblo es sabio”. La consulta es un lavado de manos para dejar la responsabilidad que debería tomar el gobierno, en manos de la sociedad, es una puesta en escena para legitimar una decisión que ya está tomada. AMLO y su futuro equipo de trabajo, se juegan la credibilidad en esta consulta que repito, es tramposa.

 

 

Pónganse ladrillos en los pies

André Breton, uno de los máximos exponentes del surrealismo, dijo que no hay país más surrealista en el mundo que México; en este país la política carece de toda lógica. ¿Qué expresión más surrealista que el análisis políticos se ocupe para hablar sobre una boda? ¿Acaso no hay surrealismo en ver a los protagonistas de la izquierda de México publicados en la portada de la revista Hola? El poder hace que los discursos pierdan la cuadratura de su forma. El sustento lógico —y legítimo— del lopezobradorismo, la austeridad, aquella que tanto invocaba citando a Morelos y sus Sentimientos de la Nación, donde hace 205 años redactaba la necesidad de moderar la opulencia y la indigencia, quedó aplastada con la cobertura que la revista Hola —diario oficial durante 6 años de las frivolidades de Angélica Rivera y familia— dio a la boda de César Yáñez en días pasados.

En estos andares de la transición, donde la cuarta transformación a veces parece ser un ideal razonable para lograr un necesario cambio, y otras veces, una expresión surrealista de ejercicio político, no me termina de caber en la cabeza, no el hecho de hacer una boda millonaria donde amenicen —desde Iztapalapa para todo el mundo— Los ángeles azules, sino la necesidad de exhibirse de tal manera, ¿dónde? en la mismísima revista Hola, antítesis de la conciencia política, social y de clases de muchos mexicanos.

López Obrador se justifica: “no me casé yo, fui invitado” y por una parte tiene razón, pero por otra sí hay una incongruencia evidente, un error, una falta de sensibilidad el haber llevado al extremo de lo ridículo (como se acostumbra en la nota rosa) la cobertura y difusión de la boda por demás lujosa, de la mano derecha del presidente que ha navegado con la bandera de la austeridad.

La boda, en principio de naturaleza privada (como se entendería que son todas las bodas), cuando es de un personaje público, y no estamos hablando de una celebridad, de un artista, sino de alguien en quien va a caer la responsabilidad del ejercicio del poder, como se entiende que va caer, en parte, en César Yáñez, hombre más leal y cercano al presidente, tendría que haber el mínimo de prudencia para no llevar a lo público semejante pachangón. Algunos podrían debatir que no fue un acto político, pero cuando se hace pública una boda millonaria, que dio espacio a la convivencia de personajes públicos en carácter de invitados, tendrían que cuestionarse si ese es el mensaje que quieren dar a toda una nación que espera una transformación radical de la forma de hacer política por parte de sus gobernantes.

Y repito, el punto central es la cobertura chocante y pública, no Los ángeles azules, no Matute, no el menú, ni los tres vestidos que uso la novia cual ceremonia de la realeza inglesa, ni las miles de flores que decoraron el salón; la crítica va a esa necesidad de hacer público lo que tendría que ser privado, más por el calibre del personaje que se exhibió, y que  de paso, exhibió al mismísimo futuro presidente. La pedante narrativa con que la revista Hola dio detalles de la boda, es todo lo opuesto a la lucha política de López Obrador (y entendemos que no fue su boda, pero sí la de su principal colaborador).

Quizá el poder embriaga, pero ojo, todavía no son oficialmente poder y comienzan a hacer de la frivolidad un estilo, como si el poder tuviera formas superfluas de ejercerse. La publicación, como narrativa, es diametralmente opuesta a lo que escribió, por ejemplo, La Jornada sobre el plantón en Reforma en 2006 y la lucha contra el desafuero en 2005. Las formas son fondo y pareciera que hay amnesia del largo camino y del trabajo que costó ganar la presidencia. 

Que esto sirva para el futuro gobierno como una llamada de atención, podrán decir que se exagera, pero no, la transición tuvo que haberse manejado con pinzas, con delicadeza extrema, a partir de ahorita tendrían que redactar un código de conducta, que sea congruente con el mensaje que quieren transmitir a una nación, que  a su vez, quiere cambios en las formas y en el fondo. Que López Obrador entienda que no es él solamente el que gobierna, sino también su gente cercana; este episodio podría ser un simulacro de los delirios de grandeza que podría traer el ejercicio de poder, es necesarísimo que a nuestra alta burocracia le aten ladrillos en los pies para que estén más cerca del piso y entiendan que la naturaleza del poder, es pasajera.

Transición atropellada

amlo
amlo

Sí creo que el país está en bancarrota; quizá también lo esté la esperanza. No puedo ser optimista. La cuarta transformación no es más que una retórica: la construcción de un discurso que se soporta en el lastre de la historia contemporánea y la llegada al poder de un personaje fantástico que prometió resolverlo todo.

Tenemos una especie de pensamiento mágico, de pronto, sentimos que las cosas se van a resolver a base de buenas intenciones. Las noches como aquella del primero de julio, sirven para la catarsis, pero la euforia del triunfo es del grosor de una oblea que tapa el desastre de los últimos 12 años. La realidad es aplastante, pero puedo decir que somos un pueblo valiente, dimos un paso a lo desconocido en vez de haber elegido seguir como estamos; porque López Obrador, con todo y su diagnóstico, no deja de ser una interrogante.

Las promesas de campaña fueron muchas pero los recursos económicos son pocos. Prometer no empobrece, dice mi madre. Gerardo Esquivel, futuro subsecretario de Hacienda, aplica los razonamientos económicos de cualquier técnico: no hay dinero para todos los programas, y el Peje remata con “el país está en bancarrota”, entiendo que al nivel de expectativa creada no quepan justificaciones adelantadas; pero, ¿cómo administras un país con una deuda de 10 billones de pesos? (dos veces el presupuesto federal).

Los banqueros y la iniciativa privada se ofenden desde la comodidad: si no hay dinero para proyectos, que no se hagan -refutan- mientras la endeble oposición empieza a ejercer su papel: AMLO justifica ya su fracaso, dicen los senadores del PAN.

La situación financiera del país se ve desde diferentes ópticas. Los expertos dicen que el país está lejos de eso [de la bancarrota] para ellos sería estar como Venezuela, y si bien estamos lejísimos de estar así, México lleva rato pidiendo prestado para pagar otros préstamos.

Nuestros tecnócratas abren hoyos para tapar otros, mientras el gasto sigue siendo mayor a los ingresos, y ante este escenario, que al final de cuentas es de crisis, hay que sumarle la inmensa corrupción y la falta de mecanismos eficientes para combatirla.

La transición ha sido atropellada. AMLO insiste en no dejar de ser un candidato, le encanta ser el showman de su cuarta transformación, habla bajo la imagen de Juárez, Madero y Lázaro Cárdenas;  cuando se le acaba el argumento se hace el chistoso: “no voy a hablar, corazoncitos”, les dice a unas reporteras;  asfixia nuestras  esperanzas de cambio mientras Ricardo Monreal parece ufanarse de su pericia política para darle la mayoría a MORENA en el congreso: ese pacto con el Partido Verde fue ruin, ¿acaso piensa que somos imbéciles?

MORENA debería aspirar al autocontrol por muy iluso que suene esto, ¿por qué no ponerle un candado a la caja de pandora y aventar la llave al vacío? MORENA comienza a sentirse cómodo en el poder. “Es un honor estar con Obrador”, gritan los legisladores de su bancada, como  cuando se tomó Reforma por el fraude de 2006, y es que el cambio también lo imaginaba en las formas, pero no, el culto a la personalidad de AMLO lo estanca a nivel de un caudillo, no del estadista que necesitamos.

López Obrador emite los juicios emanados desde la parcialidad de su propia visión. Insiste en llevar a consulta popular el tema del aeropuerto, quizá una opción —Texcoco o Santa Lucía— sea la mejor o quizá ninguna. Todos los que se dicen expertos opinan, que si el daño ecológico, que si el agua, que si los costos, que si el espacio aéreo, que si la corrupción, que si el negocio, que si esto que el otro, mientras la cuerda es jalada por los intereses económicos colocados en cada extremo; no es casualidad que grupo Riobóo defienda con intensidad la opción de Santa Lucía.

Cuidado con la consulta, puede ser la primera gran tomada de pelo de este gobierno, la opinión de la gente no puede estar por encima de las lógicas, AMLO no puede echar por la borda 18 años de lucha haciendo una consulta de la que ya sabe cuál será el resultado.

Los temas son muchos, el más espinoso es el de la violencia, que me hace regresar al tema de la esperanza, esa que creo está en bancarrota y que urge rescatar. López Obrador se para frente a víctimas de años de indolencia, madres y padres que nunca vieron regresar al hijo, hablan y hacen la necesaria catarsis frente al poder ya visualizado en AMLO.

Javier Sicilia pide un minuto de silencio, pero el silencio resulta desesperante para quienes tienen una herida abierta por aquel familiar que nunca regresó a casa. Se pide justicia, el presidente electo contesta con sensibilidad -y firmeza- “olvido no, perdón sí”. Pacificación y concordia, lograrlo hasta donde humanamente sea posible, asevera AMLO; otro reto, quizá el más grande, mucho más que el de la construcción de un aeropuerto.

18 años después

Varias veces, durante este último proceso electoral, defendí con indiferencia el voto por Ricardo Anaya, en menor medida también lo hice por José Antonio Meade. De pronto se me quitaron las ganas de discutir con la gente. A muchos les parecía increíble —como las veces anteriores— que fuera a votar por el Peje, y cuando me comenzaban a hostigar con los mismos argumentos que vengo escuchando desde hace 12 años, que Venezuela, que es un loco, que no sabe inglés, que va a llevar al país a la ruina y un larguísimo blablablá, trataba de parar ese diálogo que no tendría fin. Me veía reflejado en un espejo que me transportaba al 2006 cuando defendía a AMLO con una pasión desbordada. Entendí que la visión política se construye por nuestra propia historia, por nuestra cosmovisión y por lo que entendemos del todo, y también, muy importante, por la circunstancia.

Aunque parezca ilógico, a veces trataba de que algunos se convencieran de votar por Anaya o Meade. Al inicio de una discusión, a veces la evadía, pero si me enganchaba, salía de ahí defendiendo la postura del otro: —Vota por Anaya, estás en tu derecho, defiendo ese derecho que tienes a votar por quien se te pegue la gana, es el candidato que mejor se acopla a tu vivencia personal — les decía con intención de recibir una postura recíproca, como diciendo “no me estés chingando tampoco si de pronto me dan las ganas de votar por mi perro Jimbo”. No fueron pocas veces esta escena, en casi la mayoría me tragaba la verborrea de argumentos que se arremolinaban en mi cabeza, nada que ver con el 2006 y 2012 y mi defensa absoluta al proyecto del Peje.

Por otro lado, a lo largo de este proceso, tuve muchas dudas sobre López Obrador, sobre todo cuando hizo alianza con el PES; tengo el defecto de ver la política en blanco y negro, y muchos prejuicios con el conservadurismo; luego vino aquello de la “constitución moral” y en verdad, tuve una crisis de identidad política, sin embargo, me vi parado frente a eso que entiendo como “cosmovisión” y tuve mis propios diálogos internos: emitir un voto es para mí una deliberación personalísima, mi cosmovisión fue aplastante sobre mis propias dudas, y el camino a la urna tendría como destino final el voto por MORENA. Juan Gabriel cantaba “es más fuerte la costumbre que el amor”, así que no haría una defensa desbordada de López Obrador, pero le daría mi sufragio. “El voto es secreto” llegué a decir en tono de hartazgo cuando alguien me preguntaba por quién votaría; nunca antes, desde que tengo uso de razón, había evitado discusiones políticas, de hecho, encontraba un placer en ese ejercicio ocioso de confrontar ideas, pero en este proceso me privé de él, o quizá me reprimí.

A diferencia de los procesos anteriores, este me pareció divertido; aprendí a disfrutar la neurosis de otros para apaciguar la propia. Qué cosas vi en las redes sociales, cuando eran juicios propios, por muy irracionales que fueran, me parecía legítimo; lo que realmente me encabronaba era el fake, muchos se hacían pendejos y compartían barbaridades a sabiendas de que eso era falso, esos fueron los peores, a los otros, a los que opinaban con el hígado, me gustaba darles su carita de “me divierte”. En redes sociales opiné poco y más que nada usaba el sarcasmo; cuando me llegaba la seriedad y escribía algo, al poco rato me daba hueva y mejor lo borraba. Ya no soporto la seriedad, menos cuando se trata de hablar de política. Me puse mis propios diques e hice un manual de procedimientos para tratar el tema. Me convencí de que votar es un acto irracional, y comprobé que nos guía más el prejuicio, las fobias y las filias para defender una causa política, además de que amamos discutir simplemente por el hecho de imponer razones muy propias a otros que tienen razones muy diferentes.

Puedo decir que pude desmitificar la idea que tenía de López Obrador, a veces llevé al extremo ese ejercicio, a tal punto que dudé darle mi voto, igualmente uno se inventa cosas para justificar sus lógicas e ideas políticas, y no hay nada más tranquilizador que volver a la oscuridad de las propias creencias. Así oscilé en esta elección, de manera muy pasiva; el principal conflicto lo tuve conmigo, por ejemplo, en un día de abril, después de ver un video que circulaba donde Paco Ignacio Taibo II hablaba de la nacionalización de empresas como sugerencia a López Obrador, le escribí a un gran amigo con el misterio que merecen las cosas serias y las “confesiones fuertes”, le dije que había momentos en que pensaba no votar por AMLO, esa retórica tipo Taibo, Yeidckol Polevnsky, Fernández Noroña, la había dejado de compartir mucho tiempo atrás. Otros buenos amigos apaciguaban los demonios, discutíamos y ahí no evadía la discusión porque al final era para clarificar ideas no para confrontarlas. Dentro de todas las dudas, sabía que terminaría votando por López Obrador, además que esas dudas no daban margen para votar por otro candidato, tampoco era para tanto, primero me hubiera negado a asistir a las urnas a votar por el PAN o por el PRI, sino más bien trataba de encontrar razones de peso para justificar el acto de votar, y bastaba hacer un recuento del saldo que había arrojado este país desde la fallida alternancia democrática en el 2000 para no dudar votar por López Obrador.

El resultado del primero de julio fue aplastante, ahora sí que 6 de cada 10 mexicanos compartimos las ideas de AMLO, contrario a lo que decía uno de los memes más famosos en su contra, pero ¿qué sigue? ¿qué se hace con un país tan fracturado? No tengo ni idea, entiendo que una cosa es la retórica para llegar al poder y otra la que usa el ganador la misma noche de las elecciones; escuché a AMLO como un estadista, y vi, cosa que siempre le he visto, la nobleza de un hombre con convicciones —y todas sus muchas contradicciones—; pasará tiempo para dimensionar la épica de la historia política de López Obrador, son 18 años de estar en el reflector público casi con un discurso único, los retos son enormes: violencia, pobreza, narcotráfico, desigualdad, corrupción… Además de tener el reto de gobernar e implementar políticas públicas para millones de realidades, también está la imperante necesidad de ejercer el presupuesto con honestidad, y creo que el mayor desafío de los que seremos gobernados es empezar a respetar todo aquello que no sea parte de nuestra cosmovisión y entender al de al lado, por eso creo que la reconciliación es la prioridad ante los años que vienen, que deseo que sean los mejores y hagan volver a los que han decidido irse a partir del gobierno de López Obrador. ¡Suerte Peje!, pasa a los libros de historia, que vengan avenidas con tu nombre y monumentos con tu figura en un México que los que ayer votamos, ya no habitaremos.

La complejidad del darnos cuenta

*Colaboración para Tribuna de Querétaro / Enero 2017

Creo que lo que le pasa a este país es algo más complejo que los diagnósticos emitidos por cualquiera. Estamos ciclados en la matemática real de los egresos y los ingresos y en el análisis moral de un país saqueado por una clase política nefasta. ¿Cuánto tiempo llevamos en esta rueda que nos lleva siempre al mismo lugar?  Aquí, con todo y el furor y la aparente libertad que ofrecen las nuevas tecnologías de la información, seguimos sin darnos cuenta de lo que realmente sucede. Sí, las redes sociales han sido una trampa, solo han aumentado nuestro umbral al cinismo, cosa que no significa que seamos más conscientes del entorno y las formas en las que actuamos.

Esta realidad lastimosa es producto de un estado de inconsciencia. ¿Por qué a México siempre le pasa lo mismo? Por una parte tenemos la capacidad de ver mas no de darnos cuenta. México es un país extremadamente religioso mas no es un país espiritual. Y quiero separar una cosa de la otra. Quiero profundizar en el espíritu, en ese lugar donde no hay tiempo y no hay espacio, donde las fronteras que delimitan lo que parece real se difuminan, y es ahí donde tendría que venir ese despertar del que hablamos en las marchas.  Hablar del espíritu no es hablar de la moral, sino de la conciencia. “El pueblo consciente se une al contingente” “México está despertando”  grita la gente, se lee en las pancartas, y aquí entro en la paradoja del Sí y No. Defiendo nuestro derecho a marchar aunque mi pesimismo me dice que las marchas no cambian nada, pero mi optimismo me refrenda que es peor no salir a manifestarse. Sin embargo, más allá de la indignación, la que considero un privilegio poseerla, falta dar el gran salto para cambiar el destino de este país, y solo lo podremos dar con un profundo análisis introspectivo y de ahí preguntarnos ¿por qué este bendito país tiene las mismas maldiciones de siempre?

Pocos gozan del privilegio de la indignación, y ese ya es un gran paso, pero el saqueo es rapaz y el despertar es lento, y la ciencia de este embrollo es compleja. Es inconcebible que un puñado de gente ciega sea la que tome las decisiones y sea su voracidad la que esté acabando con todo. Los estamos viendo con esta aparente apertura comunicativa que representa el internet; si antes el modo de operar de la clase gobernante era la discreción para saquearlo todo, hoy estamos ante el cinismo descarado de los dirigentes de la nación.  El propio sistema ha creado las instituciones de transparencia y los órganos anti corrupción, y es desde ese aparente pero falso modelo democrático, donde se está construyendo la decadencia. Esto es increíble porque al verlo dejamos de ser víctimas para convertirnos en constructores de esta realidad.

La indignación es un privilegio porque es el punto de partida para darnos cuenta de las cosas.  Y la indignación va más allá de las manifestaciones públicas y obviamente no tiene nada que ver con escenarios de violencia. La indignación puede llevar la mente inconsciente  a un estado de conciencia, ese tendría que ser el gran despertar para bajarnos de la rueda. El gran lastre de este país es esa visión reducidísima de quienes ejercen el poder y que solo buscan el privilegio individual por encima del bienestar colectivo; la vida cíclica de México que ha desatado una corrupción a niveles exorbitantes.

La gran trama nacional está en esa complejidad de darnos cuenta, de tomar conciencia de aquello que no hemos logrado ver. Pero qué es esa incógnita si estamos viendo la manera en que día a día se lo están acabando todo;  vemos la manera grotesca como los gobernadores saquean a sus estados, vemos la comodidad de nuestros legisladores que operan para intereses particulares, vemos el hambre y la miseria de otros,  vemos el crimen; entonces qué más necesitamos para cambiar esta realidad, si se supone la estamos viendo. Encontrar ese falso punto de referencia que nos ancla a nuestro individualismo sin sentido es el gran despertar, disolver ese estado es la forma como  seremos conscientes  para formar una colectividad y así poder transformar el destino de las cosas. Esperanza y su gran realidad, es mi deseo para un país que merece mejores cosas.