Retórica Presidencial

El presidente Peña Nieto se dirige a la nación por medio de un video de cinco minutos. La intervención se da por la beligerante actitud de Donald Trump al pretender mandar a la guardia nacional mientras se construye el muro que tanto prometió en campaña. 16 mil millones de dólares serán destinados para semejante absurdo. Más allá del hecho real, que será la construcción de una barda, hay que poner atención en el hecho simbólico: la separación o la delimitación de dos suelos. Hay una necesidad obsesiva, no de frenar el tráfico de personas, sino de diferenciarnos a través del territorio. Donald Trump no entiende que la patria es una quimera, tanto la suya como la nuestra y la de quien sea. Los nacionalismos sirven para hacer eventos deportivos; también sirven para entender la existencia a través de los mitos, y a veces, cuando nos adentramos en esos mitos, resulta que la patria es una idea abstracta que está hueca.

Peña Nieto se dirigió a la nación el pasado jueves 5 de abril y usó una retórica implacable. Era necesario hacer uso del discurso para plantear una postura ante el obsesivo antimexicanismo del presidente norteamericano. Fue un discurso perfectamente bien diseñado, perfectamente bien leído, que hay que desmenuzar con calma. A muchos, después de oír el mensaje de Peña Nieto, les surgió la mexicanidad. Otros sintieron que por primera vez tenían un presidente. La patria, por más quimera que sea, de pronto nos pone la piel chinita. Ahí está el 16 de septiembre, la selección mexicana, la música de Pedro Infante, la película de Coco, y por otro lado, la figura de Donald Trump para hacer valer esa mexicanidad, y ante tal asunto, Peña Nieto hizo bien su chamba, leer un discurso y jugarle al líder.

En épocas electorales, por muy absurdo que parezca, las sobremesas familiares se terminan cuando se pone el tema de la política al final del postre, y el discurso dio para hacer un llamado a la unidad: “Los mexicanos podemos tener diferencias entre nosotros, y más aún en tiempos de elecciones, pero estaremos siempre unidos en la defensa de la dignidad y la soberanía de nuestro país” expresó Peña Nieto.

Hizo alusión a la grandeza de este país y dijo que vendrán tiempos mejores: “México es una Nación grande y fuerte. Somos una Nación orgullosa de su gran historia y cultura; de su presente dinámico y de un brillante futuro”, en verdad, la retórica fue perfecta, más cuando se dirigió al presidente de los Estados Unidos: “Presidente Trump, si usted quiere llegar a acuerdos con México, estamos listos, como lo hemos logrado hasta ahora, siempre dispuestos a dialogar, con seriedad, de buena fe y con espíritu constructivo. Si sus recientes declaraciones derivan de una frustración por asuntos de política interna de sus leyes o de su congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos”.

Y tanto a la mitad del discurso como al final, hizo un llamado a la defensa de la dignidad: “Hay algo que a todos, absolutamente a todos los mexicanos nos une y nos convoca: la certeza de que nada, ni nadie está por encima de la dignidad de México”. Así, con estas palabras, terminó su intervención.

Después de escuchar el mensaje habría que dejar bien claro que la retórica no corresponde del todo a la realidad. Hay que entender que la retórica es un arma efectiva para cumplir con un objetivo; imagínense, unos de pronto se sintieron muy mexicanos, varios vislumbraron al líder, y otros hasta se atrevieron a decir que con semejante pedazo de palabrerías, José Antonio Meade subiría en las encuestas.

Es de mucha importancia poner en agua tibia semejante discurso, ¿era necesario? Sí ante las pésimas formas de política exterior que usa el presidente Donald Trump; sin embargo, no podemos dejar de desmenuzar esa retórica hacia el interior, porque los grandes males de este país, no tienen nada que ver con los Estados Unidos, y es necesario ver con claridad que el mensaje en sí, habla de otro tipo de mexicanidad y de otras realidades. Es precisamente la clase política la que pasa por encima de la dignidad de este país. ¿Cómo se puede hacer una defensa de la dignidad ante los desfalcos monumentales de esa clase política? Es la migración un problema que se genera por la corrupción; cuando se roban el dinero, se roban el futuro, por eso la gente migra porque no vendrán tiempos mejores. Qué entiende Peña Nieto por defensa de la dignidad cuando, por ejemplo, el estado despoja a la gente de sus tierras en beneficio de mineras canadienses.

Hoy más que nunca, ante una realidad aplastante, es necesario mirar hacia el interior como nación, como eso que llamamos patria, como México, y entender cosas que no se entienden a través de la retórica. Más de embelesarnos con el lenguaje tramposo que usó el presidente, deberíamos ver la realidad, la de los despojados y los sumidos en la pobreza por un gobierno que ha desbaratado el futuro de generaciones por sus millonarios desfalcos. Ahí sí, seríamos nosotros los que reivindicaríamos la dignidad, por lo menos, manifestándolo en las urnas el próximo 1 de julio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *